Diferencia entre revisiones de «Berberecho»

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
(De la Frikipedia, por Epikurolibre)
Etiqueta: editor de código 2017
 
m (Krusher trasladó la página Berberechos a Berberecho sin dejar una redirección)
 
(Sin diferencias)

Revisión actual del 21:26 12 jun 2019

Un animal bivalvo y absolutamente subnormal que vive en la mar marinera. Sirve para hacer tapas.

De la serie animales y otros bichejos:
Muestra de Berberecho
Nombre común: Berberecho
Nombre científico: Berberiscus linguataris
Especie: bardeviejus racionis
Subespecie: cachobichus limonofilus
Alimentación: basura del fondo del mar
Apariencia: una especie de almeja rallada con una lengüencilla asquerosa
Hábitat natural: matarile rile rile
Localización: el océano mundial
Número aproximado de ejemplares:  cien mil trillones de docenas
Fecha de extinción:  allá por el 2230
Pokemonización:  una perla, claro


Morfología[editar]

El berberecho tiene una lengua gigante, tanto que en realidad se puede decir que todo el bicho es lengua. La concha es bivalva (de dos conchas) y estriada (con rayitas). Dicho de otra forma: partida por la mitad y rallada viva. Vamos, una puta mierda con desperfectos. En eBay no te darían media pilfa por semejante concha.

Vida y obras[editar]

El berberecho se queda en el mar y no hace nada. Su vida es aburridísima, hasta que llega alguien y lo pesca. Por lo menos en ese momento sacan al bicho de su inopia, ¡puta brasa! Puede decirse que los pescadores hacen un favor a la especie extinguiéndola.

Raciones[editar]

El berberecho está rico en tapa o en ración (tapa grande para varios). Se le echa limón sin consideración ninguna y se come. Es todo un clásico en cualquier bar de viejos que se precie. Los arqueólogos lo consideran un elemento esencial de la Cultura de la Suegra, actualmente en peligro de extinción (aunque no tan rápido como nos gustaría).

Para saber más[editar]

Puede que quieras conocer las hazañas de Berberechos y Mozalbetes, que vivían en relación simbiótica. En sus buenos tiempos llegaron a conquistar la península ibérica, ¡manda cojones!