Don Pelayo

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Don Pelayo fue el primer president del soviet de Asturies (Asturias, en idioma españolista). Gran campeón de la Reconquista, la cual provocó cuando Almanzor violó repetidamente su hermana Adosinda y la raptó. Al ver esto Don Pelayo entró en cólera y corrió desde Oviedo hasta Lugo matando soldados de Espiña.

De la serie gobernantes de ayer y de hoy:
Don Pelayo
Don Pelayo.jpg
Don Pelayo saliendo de la cueva de Covadonga tras sodomizar a varios imanes
Nacimiento Año 666 d.C. después de la venida de Mahoma
Muerte Nunca, al igual que la Virgen María. Ascendió al Valhalla por su amistad con Lugh
Cargo President de Asturies
Ideología Totalitarismo del Siglo XX / Extrema izquierda
Nacionalidad Asturianu
Cónyuge Beatriz Manjón
Dinastía Peláyez
Notas Sus hobbies fueron matar españolistas, fachas, turistas de Madrí, construir santuarios paganos en las montañas donde sacrificar a muchos moros españoles


En Lugo se le apareció el dios Lugh, quien le regaló su espada mágica, Chupacabras, con la cual siguió matando soldados españoles y visigordos hasta llegar a León. Al intentar seguir hasta Córdoba (donde Almanzor le había puesto un pisito a Adosinda) Mahoma lo envió a criar malvas de un pelotazo de basket.

La leyenda[editar]

Según la leyenda Don Pelayo era un suevo-visigordo nacido en Extremadura, que tuvo que emigrar a Alemania para ganar dinero de forma decente (ya que en España la única forma de hacerlo era prostituyéndose a algún cacique o ser explotado durante décadas por algún empresario del PP).

Tras reunir un capitalito se volvió a Extremadura, encontrándose con que todos sus habitantes se habían hecho musulmanes (por culpa del baloncesto y Mahoma, que estaban muy de moda) y se habían vuelto muy fachas y casposos, razón por la cual tiró pa Tui con toda su familia. Pero allí el cacique Baltar quería que se mostrase dócil, así que siguió tirando pal norte (ya que el frío hace morir a los caciques y dictadores) hasta llegar a Oviedo, un valle deshabitado y lleno de osos, donde con su familia construyó una granja en la que vivían felices hasta que un día llegaron unos enemigos de Chuck Norris y Gandalf, quienes la destruyeron. Entre ellos iba Almanzor, que se enamoró de la hermana de Pelayo, Adosinda, a la cual raptó y se llevó a Toledo.

Para Pelayo aquello era una vergüenza social así que fue tras ellos matando a todo aquel que se interpusiera en su camino, al mismo tiempo que fundaba España. Luego llegaron los Reyes Católicos (hijos de Adosinda y Almanzor) pero que al heredar la rabia de Don Pelayo crearon a Franco y Aznar para eliminar a los moros de España.

La realidad de Don Pelayo y su tiempo[editar]

Don Pelayo era un payés o labriego asturianu que harto de ver cómo el gobierno españolista y moro del sur le trajinaba las vacas y las mujeres tus los añus, se alzó en rebelión contra el sheriff local (el Moro Muza, en realidad uno de los últimos reyes visigordos al cual le perdonaron la vida para que controlase a la población de Asturies) y lo colgó de los cataplines en el olivo más alto de Oviedo.

Aprovechando la situación Don Pelayo se alzó con el liderazgo de los obreros asturianos y comenzó la Revolta de Ochobre, destruyendo a todos los ejércitos moros fachas que le enviaban desde Madrí. Al ver que de seguir así su economía se iba a ir al garete iniciaron una rueda diplomática, contactando con el II Reich Galaico y con Francia, que se unieron bajo el llamado "Eje de Hierru". Todos juntos, las potencias del Eje de Hierru barrieron de la faz ibérica a todos los fachas del Norte Ibérico, estableciendo la frontera inicial hasta Valladolid, plaza fuerte de los moro-fachas.

Para asegurarse los terrenos conseguidos y la unidad del Eje de Hierru, se casó con una zorrita francesa y una sacerdotisa gallega del dios Lugh, llamada Beatriz Manjón. Como la gallega era más liberal que la francesa Don Pelayo acabó por tener más coyundas e hijos con ella, razón por la cual la Francia de Carlomagno se retiró de la alianza al ver que no podría en el futuru invadir Asturies (eso sí, dejó en su lugar a Cantabria).

Don Pelayo peregrinó a Santiago de Compostela junto con Beatriz Manjón y allí entregó su alma a Lugh y Odín, y desde el Valhalla vigila Asturies para protegerla al mínimo intento de violación (ya que no pudo hacerlo con su hermana) por parte de Espiña.

Su gobierno[editar]

Durante su mandato Asturies fue lugar de fartura, por lo que fue tierra ansiada por moros nazis y franceses expansionistas que la querían invadir sin que se notase y dominar la zona (al igual que Cataluña en la misma época).

Esta abundancia material se debió a su casamiento con la diosa gallega de la abundancia, Beatriz Manjón, la cual le granjeó el favor de los dioses Lugh y Odín (este enviaba a su hijo Thor a fulminar españolistas con sus rayos y Lugh regalole la espada mágica "Chupacabras" a Pelayo) así como le animó a introducir una estructura económica de tipo comunista (le metió ideas marxistas en la mollera), que hizo que todos los asturianos viviesen en la abundancia. Por estas razones este gobernante asturiano fue recordado como Don Pelayo y no como el "Rey Pelayo", ya que era un líder nato y nada prepotente, idealista cuyo lema era "No preguntes qué es lo que tu feudo puede hacer por ti sino lo que TÚ puedes hacer por tu feudo", aunque los españolistas no le aguantan tras leer la biografía que le hizo Marcelino Menéndez Pelayo (primo suyo muy envidioso).

Las hazañas de Don Pelayo[editar]

Pelayo (conocido en los informes secretos de la CIA gallega como "PAIO") tuvo varias refriegas con los fachimoros que venían de Madrí y Valladolid.

  • Batalla de Covadonga: Mr. Pelayo con un puñado de llagareros hartos de las prohibiciones del Corán revientan una manifestación puritana de moros y visigordos colaboracionistas liándola parda. Al ser perseguidos por el sheriff local se atrincheran nel monte, en el interior del templo de Odín, la Covadonga. Allí se hartan de cerveza, hidromiel y castañas mientras se reúnen a sus pies cientos de españolistas con intenciones aviesas. Don Pelayo y los llagareros disparan pipas y bocois desde lo alto aplastando a todos los enemigos y haciendo mucho estrago y botín entre los usurpadores de la voluntad del pueblu.
  • Batalla de Xixón: Las xixonesinas, hartas de ir tapadas cual monjas, llamaron en su auxilio a Don Pelayo. Este se disfrazó de mujer (cosa muy fácil en el mundo musulmán) y se acercó al sheriff local, Musa, al cual mató con el dildo que el moro facha le había proporcionado para que lo sodomizase (ya que en aquel momento no tenía ningún cachiman que se lo hiciese). Al saber lo ocurrido la guarnición de moros enculadores huyó al Bierzo pero fueron muertos por obra de Thor.
  • Revolta de Ochobre: Don Pelayo y todos sus fieles se hicieron con un rico botín en armas y tecnología, por lo que Al-madriles envió a Francisco Franco al mando de los moros para aniquilar a Don Pelayo. Este siguió resistiendo en las montañas y acometiendo al enemigu todos los días, hasta que un cantante de Oviedo lo vendió, señalando a Franco el lugar del campamento general de Pelayo, quien tuvo que huir al Bierzo, y allí gracias a la ayuda del II Reich Galaico, destrozó a las tropas moras del general Franco haciéndole huir de vuelta a Al-madrí.