Microondas

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Animal invertebrado perteneciente a la familia de los Cocinópteros, de unos 60 centímetros de longitud y 40 de altura, cuya principal ambición es la de conquistar el mundo y exterminar la humanidad. Aunque en el pasado existieron unas siete razas de este animal, hoy en día tan sólo sobreviven dos, el microondas doméstico y el microondas plata.

De la serie animales y otros bichejos:
Muestra de Microondas
Nombre común: Microondas
Nombre científico: Cocinaerum Inutilis
Especie: Electrodomésticos
Subespecie: Cocinópteros
Alimentación: Niñívoro
Apariencia: Grande, blanco y peligroso
Hábitat natural: El Multiverso
Localización: La cocina
Número aproximado de ejemplares:  trescientos millones de puñaos de padre
Fecha de extinción:  extinguirán a los humanos
Pokemonización:  Frigorífico 4º Dan


Descripción detallada[editar]

Al igual que el resto de los invertebrados, los microondas constan de carcasa, endoesqueleto biónico y tripas.

  • La carcasa es la parte externa del microondas, y sirve para aislarlo de las agresiones externas tales como el frío, la luz solar o los mordiscos de zarigüeya parda. Esta carcasa, que varía de color dependiendo de su raza, es la parte más dura del microondas, y consta de una articulación en forma de puerta a través de la que el microondas respira, se alimenta y se reproduce.
  • El endoesqueleto biónico se encuentra situado en el interior del microondas, para proteger las tripas. Dicho endoesqueleto no aparece en los fósiles de microondas del Período Triásico, si no que toma forma a partir del Período Pleistoceno, tras la aparición del hombre, por lo que la ciencia interpreta el endoesqueleto como una posible evolución de estas criaturas para evitar agentes externos introducidos por el hombre, como ramas, gatos o teléfonos móviles.
  • Las tripas son la parte más delicada de los microondas. Están formadas por los órganos vitales del microondas, tales como el generador, los pulmones o el acelerador de partículas.
Microondas Gregario, en migración primaveral hacia el sur

Hábitat[editar]

  • El microondas convencional (Cocinaerum Inutilis Tefaltae), o microondas blanco puede encontrarse normalmente conviviendo en simbiosis con los humanos. Estos últimos utilizan la elevada temperatura interior del microondas para calentar su comida. A cambio, el microondas recibe una estimulación de sus glándulas erógenas, comúnmente llamadas por los humanos "la rosquita pa'l tiempo".
  • El microondas gregario, (Cocinaerum Inutilis Rowentae) o microondas plata, puede ser encontrado formando comunidades organizadas en cualquier punto de la geografía terrestre, aunque normalmente prefieren los lugares cálidos para vivir. La mayor concentración de microondas encontrada hasta ahora está situada en las selvas vírgenes de Borneo. Fue descubierta el 16 de Septiembre de 2008, y según cálculos aproximados la colonia consta de unos cincuenta millones de microondas, organizados mediante una democracia parlamentaria participativa.


Especie de microondas (ya extinta) alimentándose

Alimentación[editar]

Al hablar de la alimentación, existen diferencias abismales a tener en cuenta entre el microondas blanco y el microondas plata.

  • El microondas blanco ha adoptado una alimentación basada en 220 voltios al día. Este extraño tipo de alimentación, basado en electrones, es debido a la adaptación simbiótica de los microondas al entorno de vida en una cocina humana. Además, este tipo de alimentación hace que los microondas se vuelvan dóciles incluso cuando huelen pis de muflón.
  • La principal fuente de alimento de los microondas plata son los niños humanos. Es harto conocida la leyenda del hombre del saco. La situación geográfica de las culturas en las que aparece esta leyenda y los lugares de alimentación y reproducción de los microondas plata coinciden, lo que da a pensar a los científicos que dicha leyenda puede estar basada en la alimentación de estos invertebrados.

Reproducción[editar]

Microondas Plata en plena reproducción

El microondas, tanto plata como doméstico, se reproduce asexualmente, a base de partículas que se encuentran en los alimentos/animales/personas que se introducen en su interior. No es aconsejable meter cabras ni murciélagos, puesto que la similitud de su genoma (similares en un 99'9%) crearía una raza de supermicroondas con visión nocturna, alas, cuernos y tetas.

Debido a su reproducción asexual, aparece un comportamiento cuanto menos peculiar en el microondas plata, el cual, tras el apareamiento, entra en un estado de éxtasis y cólera sexual similar a cuando dejas a tu piva con ganas al de la mantis religiosa. Dicho éxtasis induce en el microondas una irrefrenable sed de sangre y sexo. Cuando el microondas encuentre a cualquier otro ser vivo, lo matará a sangre fría y utilizará su cuerpo para estimular su grill u órgano erógeno.

En el microondas blanco, este comportamiento se creía reprimido hasta que en 1958 cincuenta niños birmanos fueron asesinadas a manos de un mismo microondas blanco. Estudios posteriores mostraron que, pese a la represión, un pico de corriente o el olor a pis de muflón podían incitar de nuevo este comportamiento macabro. Por ello, desde 1960 se aconseja no acercarse al microondas durante la primavera, y sobre todo frotar con pelo de kiwi el grill, rosquita pa'l tiempo y plato del microondas, sus tres zonas erógenas. Realizando esta sencilla operación apaciguaremos el estado de éxtasis y estaremos seguros.

El período de gestación de los microondas varía según su número de pie, y ronda entre los 20 y los 35 días. Resulta bastante incómodo en el caso de los microondas blancos, ya que durante la gestación se produce una reacción química en su interior que desprende malos olores y puede provocar vómitos, somnolencia y ganas de viajar a Malta en sus huéspedes humanos.

El parto, a diferencia del resto de los animales, es completamente indoloro, ya que el microondas no tiene más que abrir su puerta y escupir a su cría, que recibe el nombre de maicrogüeif, nombre adoptado en honor a Manuel Antonio Iván Carlos Román Weiv (M.A.I.C.RO. Weiv) descubridor de la reproducción de estos animales.