Mol

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Unidad de medida estándar del Sistema Internacional utilizada para medir la molaridad de un objeto, sujeto o concepto, es decir, cuánto mola cualitativamente hablando.

Está definida como la cantidad mínima de asombro necesaria para provocar una respuesta positiva en un ciudadano medio de Madrit que le haga exclamar "¡Mola!".

Fue inventada por John Dalton en 1805. Éste se encontraba en Manchester realizando investigaciones sobre el daltonismo, y se dio cuenta de que muchas de las imágenes que usaba para sus pruebas (algunas de ellas con psicodélicas figuras de colores) producían unas reacciones de asombro en los sujetos que podían medirse de forma empírica. Al principio utilizó métodos poco fiables, como la medición subjetiva, las variaciones en el pulso o incluso el endurecimiento de zonas erógenas. Más tarde fue refinándolos y halló un método matemáticamente fiable usando un mecanismo que registraba variaciones en la apertura ocular del sujeto. Sin embargo, en Inglaterra no obtenía respuesta suficiente por parte de los sujetos, que con frecuencia veían limitada su respuesta a "Oh, my" o "Well, that's remarkable", por lo que trasladó sus experimentos a Madrit, donde pudo obtener respuestas que le daban resultados matemáticamente más significativos, como "Fuá chaval", "Qué guapo" o el que finalmente usaría como base definitoria, "Mola". Así, aunque su método de medición requería instalar un mecanismo realmente aparatoso en los ojos, finalmente logró recabar datos de sobra para concluir su estudio, que daría origen al concepto de molaridad y mol. Dicho estudio fue titulado como "Sobre la absorción de imágenes con respuesta positiva en humanos y su medición precisa, aunque señorita, recuérdeme que si al comité no le gusta le busque un título más largo, siempre dan más premios a los artículos con títulos largos y enrevesados. Y no añada esa última frase al título, que la conozco". Ello le hizo ganar la Medalla Real en 1826. Nadie comunicó al rey Jorge IV que era una nominación de broma, por lo que siguió dando el premio todos los años.