Pelopollamancia

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La pelopollamancia es el arte adivinatoria que intenta adivinar el futuro por la colocación de los pelos de polla o de coño en la loza del cuarto de baño.

¿Salud, dinero o amor?

Lugares de adivinación[editar]

Los mejores sitios para practicar estas artes son los servicios públicos, sean de hombres o de mujeres. La gente suele ser descuidada y dejarse a uno de estos amiguitos en la taza, el suelo o incluso el lavabo.

En ciertos bares de viejos se puede practicar este arte en el plato del pincho de tortilla, con un poco de suerte.

Preferencia sexual[editar]

Se han escrito gruesos volúmenes sobre si es mejor el pelo de polla o de coño para esta delicada tarea. La respuesta definitiva es, según los expertos, la más sorprendente: no importa un carajo. Sólo el número y la forma de estos simpáticos elementos del paisaje son relevantes.

Predicciones iniciáticas[editar]

Estas chuletas (cheat sheet) son imprescindibles para el pelopollamante.

Un pelo de polla solitario, perpendicular al borde de la taza, significa riqueza. Si está paralelo al borde, sin embargo, no quiere decir nada.

Un par de pelos de polla paralelos significan cambio de look; mientras que si están cruzados significa muerte inmediata.

Tres pelos de polla paralelos significan viaje por ma'; si están dispuestos en forma de círculo, avisan de sexo salvaje con persona de otro continente; y si dibujan el perfil de un pato, estamos ante una señal clara de próxima visita al oculista.

Quince o más pelos de polla indican: peligro de enfermedad venérea; si son de coño, predicen escozor en parte anterior del muslo.

Un puñadito de pelos de polla en forma de estrella de David quieren decirnos: aumento de sabiduría inminente.

Éxitos[editar]

  • En febrero de 2003, Aureliano Díaz encontró varios pelos de polla en forma de pirámide pervertida invertida. Al día siguiente recibió un mensaje SMS de Telefónica invitándole a cambiar de compañía y ofreciéndole un flamante móvil por puntos.
  • En marzo de 2005, Pepa Escafandras subió a la cima del Pico Perdido, y encontró vello púbico en abundancia. Al día siguiente, anonadada, recibió la nueva edición de Páginas Amarillas.
  • En septiembre de 1958, Leandro Gao ignoró señales claras en forma de pelos de coño haciendo una cuña. Al día siguiente vio cómo sus acciones de Compañía de Telégrafo Sin Hilos Viuda de Simancas perdían todo su valor.
  • Durante la dictadura de Felipe González, Ruiz Mateos ignoró los pelos en forma de simio con alzacuellos de todas las letrinas de Rumasa y acabó perdiendo.

Etiqueta[editar]

Al terminar la adivinación, es muy importante tirar de la cadena. Si queremos asustar al siguiente usuario pelopollamántico, podemos dibujar una calavera y unas tibias con un puñado que saquemos a base de pellizcones. Para no pasar el mal rato se venden ya prefabricadas en tiendas de artículos de broma.

Fans y detractores[editar]

El famoso profesor Jiménez del Oso fue un gran fans de la pelopollamancia y se cuenta que Iker Jiménez no sale de casa sin echar una miradita al bidet.

Hay otra mucha gente que no cree en las artes adivinatorias, ni siquiera en otras con mucha reputación como la cartomancia o la adivinación por las entrañas de un cabrito de tres patas. Ante esto, poco puede hacerse armados sólo de un puñado de asquerosos pelos de polla.