Pelusa doméstica

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Se conoce como Pelusa Doméstica (Pelusidus carnivurus) a ese ser semiinerte que habita en espacios generalmente cerrados y que goza de esconderse en lugares tales como: debajo de tu cama, detrás del armario o en la papada de tu abuela la del pueblo.

De la serie animales y otros bichejos:
Muestra de Bolita de pelos y guarrería
Nombre común: Bolita de pelos y guarrería
Nombre científico: Pelusidus carnivurus
Especie: Bichos
Subespecie: Bichos propiamente dichos
Alimentación: Pelos y arenilla
Apariencia: Cosa suave al tacto que da grima tocar
Hábitat natural: Debajo de tu cama o en tu ombligo
Localización: Todo Europa y parte de España.
Número aproximado de ejemplares:  Taintantos millones
Fecha de extinción:  Las pelusas no caducan
Pokemonización:  Pelusomón


Creación[editar]

Aunque no se sabe con exactitud cómo se crean, la teoría que goza de mayor aceptación es la del Popping o Palomita de maíz.

Según la teoría del Popping las pelusas se crean a partir de energía estancada. En nuestra casa existen innumerables espacios vacíos, donde la energía se queda estacionada. Cuando esa energía se suspende tiene lugar el popping, apareciendo la motita de polvo. La energía se transforma en masa.

Estamos entonces ante la forma más elemental de la pelusa: la mota, también llamada ser unimoticular. En una parte muy reducida de superficie puede ocurrir el popping millones de veces, creando seres unimoticulares independientes muy juntos.

Como todo cuerpo que tiene masa produce atracción sobre otros cuerpos, las motas (seres simples) se atraen unas a otras formando seres más complejos: seres plurimoticulares.

Estos seres, según van asimilándose unos con otros, van evolucionando dando lugar a la pelusa.

De todos es sabido que cuando las ventanas están abiertas es cuando la aparición de las pelusas se multiplica. Dejar la ventana abierta no hace más que permitir que la energía del exterior (luz, ruido, calor...) entre más fácilmente a nuestra casa y por tanto, el fenómeno del popping sea mayor.


Hábitat[editar]

El hábitat escogido por las pelusas suelen ser lugares protegidos, donde no llegue la luz del sol ni la lluvia. Escogen lugares fríos, así pues es más fácil encontrarlas en el suelo que lo alto de una estantería.

Ahora una pregunta inquietante ¿por qué en la calle no hay pelusas? Sí que las hay. Si nos fijamos bien suelen habitar junto a los bordillos de las aceras, pues buscan hábitats protegidos.


Alimentación[editar]

Se alimentan mayoritariamente de pelos y en menor medida, de arenilla. Pero también se han encontrado Pelusillas comiendo galletas con su amigo El Monstruo de las Galletas, con Orlando Bloom o con Britny Spears. Y a veces se han dado casos de Pelusas que por equivocación han ingerido plumas de alabastro (eso existe??) y que se han vuelto de piedra. Pero si decides adoptar a una de esas cosas tan majas debes darles de comer esas migas raras que tienes siempre en los bolsillos, caspa de la cabeza y de beber un poco de sudor, que tienen que estar hidratadas, sino se vuelven muy violentas y desconfiadas y dejan de confiar en su adoptante. También puedes darle comida para pelusas Pelussy Max que tiene las variedades Pelussy Alevín, Pelussy Complet, Pelussy Maxy Cuidados y Pelussy Abuelete.

Evolución[editar]

Pelusa violenta deshidratada

La vida media de la pelusa en el domicilio depende del grado de pulcritud del dueño de la casa o habitación. Así pues su vida varía de los 0,5 segundos a los 37 años, momento en el cual la pelusa decide irse de casa por voluntad propia en un afán de conocer el ancho mundo.

El tamaño de las pelusas es variable, no siendo comunes aquellas cuyo diámetro supere los 45 milímetros por ser muy inestables, aunque se han dado casos de pelusas mayores.

Conforme van evolucionando van adquiriendo nuevas habilididades, así pues son capaces de aprovechar la brisa que les llega para desplazarse a otro rincón de la habitación.

Ley General de la Pelusa[editar]

Las pelusas se rigen por una ley inalterable:

Las pelusas se crean
pero no se destruyen,
simplemente cambian de lugar.

Las pelusas creen en una ley inalterable:

Las pelusas viven mejor
si no hay un
plumero en la casa