Techo

De La Enciclopedia Apócrifa
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un techo es como todo el mundo sabe aquello que está justo encima de las cuatro paredes de una habitación y que evita que nos caiga la lluvia cuando estamos debajo. Los techos son de suma importancia en la sociedad sobre todo desde la aparición de las casa de más de un piso ya que además de caernos la lluvia, si no hubiera techos, nos caerían personas, muebles, gatos, las suegras de los demás, X-Boxs, etcétera...

Aparte de todo eso los techos esconden aún más. Dentro de la sociedad de los techos existe una élite cultural. Esta élite es conocida simplemente como "Los Techos" (en lenguaje humano) y es poseedora de una cantidad incunable de sapiencia, conocimiento y sabiduría. Todo el mundo sabe que las paredes tienen oídos, pero "Los Techos" además son unos eruditos nacidos a partir de la sabiduría humana pero cuyo entendimiento transgrede todas las fronteras de la sabiduría mortal.

Ejemplo de "Techo". Ningún ser sabe más que este sobre la pintura de Miguel Ángel

Nacimiento de un Techo[editar]

Los techos ni nacen, ni crecen, ni se reproducen y tampoco mueren, lo que ya de por si los dota de cierta inteligencia. Pero aquellos que llegan a ser "Techo" es solo una minoría.

Los techos son construidos como cualquier parte de un edificio normal y tienen una "vida" útil como parte de cualquier mobiliario durante su uso. Sin embargo aquí radica el quid de la cuestión.

Los techos normales tienen una existencia anodina y vacía en edificios estúpidos, mientras que "Los Techos" han sido creados para resguardar grandes cantidades de conocimiento. Con el paso de los años. Los techos van adquiriendo la capacidad de leer, pensar y razonar de manera progresiva. Haciendo de ellos mismos grandes sabios en las materias que resguardan bajo su cobijo. Ejemplos de "Techos" de este tipo pueden ser los techos de la Biblioteca del Vaticano (que sabe de casi todo), o los de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América (que también sabe tela), aunque estos dos quizás sean los más sabios entre sus congéneres. Otros "Techos" digamos más asequibles pueden ser los de las clases de cualquier instituto que atesoran sabiduría con el paso de los años al ver como cada curso se escriben los mismos libros con diferente pasta (aunque curiosamente cada edición con un poco menos de rigor que la anterior).

Con el paso de las décadas los techos se vuelven verdaderos maestros y filósofos en las disciplinas que bajo ellos se desarrollan. Y dado que son un poco reacios a relacionarse con los humanos pues tienen cantidad de tiempo para construir y meditar.

Relaciones de los humanos con "Los Techos"[editar]

Los humanos tienen conocimiento de tal capacidad de "Los Techos" desde la Antigua Grecia donde desde entonces todos aquellos que se encomiendan al Dios Exámenos realizan su plegaria mirando siempre a lo que hay sobre sus cabezas a ver si con suerte "Los Techos", mensajeros de este dios, les hablan.

Hoy en día solo unos pocos humanos son capaces de comunicarse con ellos. Tan pocos que se pueden contar con los dedos de la mano quienes están vivos actualmente. Sin embargo, eso no desalienta a las miles de personas que miran al cielo cuando durante un examen les hacen una pregunta que no saben contestar. Así que cuando veas a alguien que mira al infinito en un ángulo de 90º es que intenta contactar con esa entidad que vela porque el conocimiento no se pierda.

Así que recuerda... si alguna vez un "Techo" te habla es que eres uno de los elegidos.

Puedes echarle un ojo también[editar]

  • Suelo — El antónimo de los techos